domingo, 29 de enero de 2012

Siempre odiaré los domingos

Yo lo que necesitaba era un poco de agua hirviendo cayendo sobre mi cabeza, mientras elijo champú con los ojos cerrados. Que el agua resbalara cayendo por la espalda dibujando raíces, mientras espero que las ideas aparezcan. Yo lo que necesitaba era oler a vainilla, sentir la espuma y la esponja arañar mi piel.

Pero ahora lo que necesito, es la manera de adecuar mi cabeza, a la forma que marcan tus omoplatos en la espalda. 

Aunque es lunes, y tú no estás.



domingo, 22 de enero de 2012

Berenjena

No soy perfecta, aunque tampoco imperfecta. Solo soy una muñeca con complejo de garabato y la boca en forma de corazón. No se si tengo sentimentos, pero me da igual. Nunca estaré acompañada de una botella de vino del caro, así que no tengo que preocuparme por decir la verdad.