sábado, 23 de junio de 2012

De nacionalidad, borracho

Y casi sin darse cuenta, Ilsa volvía a escuchar la canción. Está triste. Pero porque ella lo que en realidad quiere es hacer magdalenas a las cuatro de la mañana y que sea Rik quien las rellene de chocolate. Es así de simple. 

También quiere que la arena de la playa no le moleste, saltar encima de la cama sin miedo a romperla y tener una boina francesa. Y todo eso pasaría si Rik la cogiera de la mano y echaran a correr. 

Aunque bueno, también existen los mundos paralelos.