miércoles, 11 de diciembre de 2013

cuentas.

Cuento las luces encendidas buscando respuestas a preguntas que no termino de encontrar. A lo mejor es ese el problema, buscar(te) de manera indefinida, idealizando un hipotético resultado significativo, detrás de las persianas de un viejo piso.
Las luces que antes eran once ahora son solo seis. También hay once naranjos, trece vallas, tres plantas en el balcón y demasiada niebla alrededor para ver nada con nitidez.



Tan solo quedan cuatro luces encendidas...


Ojalá pongan un columpio en el jardín.




domingo, 24 de noviembre de 2013

notas a pie de foto


Casi siempre que me recorren los sentidos,
me quedo parada frente a un espejo en el que no me reconozco,
ni veo,
ni respiro.
Me quedo esperando un suspiro proveniente de ti
que me caliente las orejas y los pies ya de paso.



Así me derrita los dedos si te toco y me encoja de hombros ante tus súplicas.


jueves, 21 de noviembre de 2013

antes del anochecer.

A veces me invento la levedad del ser.
 La disfrazo con pelucas y la atiborro de chocolate negro.
 Funciona así: ella se eleva y yo, yo me enervo.



Y parece mentira que la causa y la consecuencia sea siempre la misma.


Arctic Monkeys – I Wanna Be Yours

martes, 29 de octubre de 2013

Vals

Me creo que es domingo porque
las nubes están muertas y a mí me cuesta un poco respirar.
Que la cosa en realidad no es tan complicada
pero mis ganas para contigo no me dan tregua.
Aún así, los coches siguen dando vueltas y yo con ellos.
Dejando de lado todo lo demás, me centro en los semáforos.
Verde
amarillo
[ ]
Rojo.

Ahora cada vez que intento asomarme al balcón
(o a ti)
o a la ventana,
(o a mí)
surgen siempre las mismas preguntas
con las mismas respuestas.


Ya casi han desaparecido las marcas de agua en las calles
y los charcos son cada vez más pequeños y más profundos.

Ven, vamos a ahogarnos.
Pero cógeme de la mano como
esas veces en las que es imposible estar más juntos
porque la física o la biología no nos lo permite.
Déjame que te quiera traspasar la piel e instalarme en tus huesos.

Y ven a verme caer rendida .

A cada instante un merecido descanso.


Las luces de neón que viven en tu boca
o el piano que no sé tocar.


jueves, 10 de octubre de 2013

pedantería.


La distancia simétrica entre tu espacio y el mío me indica la irrelevancia de este y por tanto la ecuación sin sentido que en algún momento voy a inventarme para intentar entender las cosas con especial claridad


y así poder poner pegas y pizzas de por medio.


También podríamos bailar y ya está.

viernes, 4 de octubre de 2013

universo n1: tú y yo


En este mundo en el que tú y yo no somos ni tú ni yo, podemos jugar al despiste y transformarnos en lo que queramos, siempre y cuando no delatemos que tú eres tú y que yo, soy yo.
Podríamos convertirnos en cocodrilos con una piel envidiable o en un saltamontes siempre listo para saltar. También podríamos ser excursionistas ansiosos de aventura o el plato más caro de un restaurante barato.
Aún así, tu elección es tuya y la mía, es mía. Y volvemos a delatarnos con las razones que escondemos o con el azar que estamos dispuestos a soportar.
Quiero decir que en otro universo en él que tú no eres tú ni yo soy yo, seguimos siendo tú y yo y todo este ejercicio de transformación no sirve para nada...
y qué lío y qué falta de organización.
Aún así, me pido cocodrilo.


viernes, 16 de agosto de 2013

cara B.

Tengo una libreta de los Beatles llena de te quieros, poemas moñas que no siguen ninguna métrica y romanticismo más propio de Proust que de Bécquer.





Y a mí, lo que me gusta es tocarte el pelo y que te levantes tarde de la siesta.
Pero ese es otro tema.



Vetusta Morla – Maldita Dulzura

miércoles, 14 de agosto de 2013

movidas de persona retra.

Yo mato el tiempo a disparo limpio, como el que caza zorros. Nada de humo al salir la bala, ni sangre o vísceras saltando y llenándolo todo de porquería
 (porque seamos sinceros, es mucho más cinematográfico (pero aquí nadie habla de cine (¿te vienes al cine?) no soy Bollero) pero es porquería que limpiar después y paso)

Siempre he creído que es la mejor manera de hacerlo. 
(Hay quien lo mata follando o leyendo, pero ya hay que ser malo para matar a nada ni nadie haciendo esas cosas.) 
No sé, pienso yo.

Lo que yo te diga, un tiro entre ceja y ceja.


Y ya mismo es otra vez día nueve. Y habrá regalos.
Para entonces, espero haber leído y follado mucho. Contigo. 
(con el tiempo no me interesa nada, no me van esos rollos raros)


Ya inventaremos nuevas maneras de matarlo, ¿no?



sábado, 3 de agosto de 2013

comerte la oreja sin ser Mike Tyson.

El Joker bebiendo café con cuatro cucharadas de azúcar.
No sé, quizás me he pasado un poco,
bueno, después me doy un baño y todo solucionado ¿no crees?

Un aire caucásico tiñe tus mejillas
y me llega(s) ya rancio.
Putrefacto.
Asfixiante.

Y esto es una tragicomedia
o la felicidad de un perro al lamerse el culo.



Devendra Banhart – Für Hildegard von Bingen

jueves, 25 de julio de 2013

no sé dibujar.

Sigo sin saber dibujar, pintar, colorear. Nada. Cero.
Tampoco domino las perspectivas.

Ni la tuya ni la mía.

Nada cambia, incluso sigo echándote de menos.
Y qué fácil es hablar contigo cuando ni me escuchas ni me ves.



Pero es verano y las tardes pesan, pesan, pesan...

Menos mal que existen los cuentos.


domingo, 21 de julio de 2013

miércoles, 17 de julio de 2013

desorden como los de antes.


[Creo que he perdido el tiempo]
No encuentro nada en los bolsillos
Como en una pesadilla
no poder llorar más
las tardes blancas y algo calientes.

Se clavan
los libros que no leo o las ganas que no tengo.
¿y qué les voy a decir?
que qué vergüenza y vaya calor, que el verano siempre lo aborrecí y que las fotos se caen cuando hago la cama una vez más.
Sigues sin entender nada. Normal.

Y es tan tú,
y es tan yo
que no me da la gana.


[O el miedo quizás.
o a ti.]

viernes, 12 de julio de 2013

how many secrets can you keep?

Tu ritmo lo sigo con el latido de mi barriga.
Se entumece cuando me tocas,
se queda quieto
esperando el siguiente movimiento.
Es el bueno, el feo y el malo.

Una maraña inexplicable de sinsentidos




y un coma profundo.


Arctic Monkeys – Do I Wanna Know?

domingo, 30 de junio de 2013

calambre en el dedo meñique del pie izquierdo.


Para qué te voy a invitar a mi casa si no es para que me ayudes a romper los muebles y que la cocina se nos quede pequeña y tengamos que irnos a la terraza, que la terraza se nos quede pequeña y tengamos que irnos al cine.
Para qué voy a ponerme falda si no es para que escondas ahí tus manos y yo cierre los ojos y que tu lengua estrangule mi cuello.



Y que calor y que asco el sudor.



miércoles, 12 de junio de 2013

viernes, 31 de mayo de 2013

superhéroe.


Me llenas la vida de tedio
o de fatiga por insatisfacción.
También de sueños con chalets
acristalados y luces fundidas.
(quiero encenderlas y no)
Hay una telaraña enredada en tu cuello
(que es mi cuello)
Una mezcla, un deseo.
Ligazón de ternura y picardía que emana de ti
(que no de mí)
que se ciñe a la cintura de cualquiera
(que se ciñe a mi cintura)

la piel
(mi piel o tu piel)
seca, llena de escamas y cardenales
que se revelan contra la muerte.

 o contra ti.



jueves, 23 de mayo de 2013

eres lo peor (o como intento pedirte perdón)


Oh! vamos, tan cómodo tú siempre en el trapecio, que ni te molestas en caer del firmamento. Te balanceas como un ser superior de un lado a otro mientras piensas, seguro, cosas maléficas.
Pero no, a mí no me engañas siempre dejas la vista fija en el infinito y resulta que el infinito es la niña de los leones. Te quedas así como embobado, mientras vuelas alto y los demás ignoran lo que hay en tu cabeza.

Si...a mí no me engañas.

El otro día te vi junto al baúl de los vestidos bonitos, estabas sentado en cuclillas y tarareabas algo en inglés. Yo, esperando algún movimiento por tu parte, me escondí detrás del muro de papeles que almacena el jefe. Ahí estabas, perdiendo la mano dentro del baúl deseando encontrar lo que buscabas. Te fue fácil, lo conoces a la perfección. El vestido de la niña de los leones. Miraste hacia los lados por si venía alguien, metiste tus manos en los bolsillos y sacaste un par de rosas blancas, de las de pitiminí. Las besaste y las escondiste dentro del vestido.
Sí, a mí no me engañas.


Pero yo no soy la niña de los leones, y eso, ¡eso te convierte en lo peor!


domingo, 19 de mayo de 2013

capítulo 2: Clara.


No era Junio aún, pero ya el calor por la noche se volvía insoportable.
Clara estaba semidesnuda tirada en la cama con la colcha y las sábanas por el suelo. Tenía el pelo mojado y de vez en cuando caía alguna gota de agua resbalando por el cuello. Las ventanas estaban abiertas de par en par y muy de vez en cuando entraba algo de aire agitando las cortinas y las hojas del libro que estaba leyendo. Bueno, en realidad no leía, era un simple pose la que mantenía con el ejemplar de cumbres borrascosas que era el libro más gordo y viejo que había encontrado rebuscando en la biblioteca de casa. La observaban, ella lo sabía y no le importaba lo que estuvieran haciendo mientras la miraban, a ella le gustaba y le daba a su público lo que querían ver:
se ajustaba los tirantes del top mientras aprovechaba para acariciarse tímidamente brazos y hombros, se rascaba el muslo y sin querer subía algunos centímetros su ya corta falda. Otras afortunadas veces, perdía la mano dentro de su ropa interior. De vez en cuando una larga calada a un cigarrillo y otras, sorbos a lo que (supongo) era una especie de mate.
El grupo de espectadores estaba formado por lo más florido de la calle Amapola. Eran unos 6 o 7 chavales de distintas edades donde el mayor no rozaba los 16. Tenían un telescopio que en un principio se iban pasando de unos a otros para no llamar la atención de la chica, pero hacía ya tiempo que aquello se había convertido en costumbre tanto para Clara como para ellos, así que a estas alturas el decoro era lo de menos. Se amontonaban en la ventana unos encima de otros intentando pillar el mejor campo de visión ya que había un árbol entre ambas ventanas que entorpecía la misión pero que los resguardaba de ser descubiertos.
Pobres ilusos, no sabían que estaban siendo utilizados como un simple juego.

Aunque...Clara tampoco.








miércoles, 15 de mayo de 2013

sábado, 11 de mayo de 2013

capítulo1: traga.


Las luces se encendían y se apagaban al son de la música en un intento cutre de imitar aquella discoteca de Ibiza que vieron por la televisión.
Isaac tenía en la mano el sombrero de Clara y ambos saltaban como locos al son de cualquier canción de dubstep no importaba cual, lo único que importaba es que estaba muy alta y ellos muy pasados. Tenían una particular visión de la vida “o te drogas o mueres, o bailas o mueres, o follas o mueres”.Fácil.Y eso hacían todo el tiempo. Puede que fuese por el miedo a la muerte o porque simplemente les daba la gana, yo de eso no sé.



De lo que si sé es de la teoría de los nueve universos que crearon.
Pero de eso no os voy a contar ni mú.



miércoles, 24 de abril de 2013

bofetón y morreo


Que te vuelva a querer significa que me pierdo y que, 
el nuevo tratamiento no funciona una mierda. Que la cocina no me va a traer más que ganas de cocinarte y que, 
considere como única salvación pintarme los labios de un rojo cereza y los ojos con eyeliner líquido intentando imitar un poco el arte y las maneras de Rita Hayworth en Gilda.
Esa siempre fue la solución para cuando el vino y tu pelo.
El vino y tu pelo.



Él, vino.
Tú, pelo.


martes, 16 de abril de 2013

insolación desaprobada por el gobierno comunista


Finjamos que es verano y que estoy sentada al sol.
Que yo llevo un vestido ligero y que
sí, tú
quieres quitármelo.
Finjamos que el vecino está usando una radial
y que hay ropa blanca tendida al sol.
Que hay una cafetera puesta y que estás preparando el hielo.
Finjamos la poesía.
La narrativa.
Y las figuras literarias de Góngora.


Después, mataremos al vecino. Tiene una piscina preciosa en la que bañarnos desnudos.


sábado, 13 de abril de 2013

si no puedes aguantar yo dejo de hacerme el duro


El día que perdiste tus pestañas postizas
pudimos ver como la luz se iba,
y con ella tu falda.
Desaparecieron las motas de polvo
encharcando con aire fresco
los pulmones de cualquiera.
El carmín se convirtió en ardor
y tus pasos se transformaron para ser vuelo.



sábado, 6 de abril de 2013

me sabe la boca a cerveza

Quiero hablarte de las posibilidades y el caos
  del porque sí,
o de los "¿por qué no?" perdidos.
Y las estrellas titilan y yo,
   yo tirito.
y el piano suena y yo,
   yo sueño.


Tan clara es el agua como espesas son las nubes.


Yann Tiersen – Comptine d'un autre été, l'après-midi

domingo, 24 de marzo de 2013

desasosiego.


Haces y deshaces a tu antojo
juegas con la complicidad.
Las motos, los coches, todo muy rápido, ¿lo entiendes?
Quiero decir, que antes nos invadía la calma
y a ratos la anhelas, a ratos me quieres.



Y que mierda todo.

lunes, 18 de marzo de 2013

empate técnico.

Espiral de sinsentidos unidos por la pobreza y el por si... toques de Girondo, mierda o buenos aires,
depravados silencios de muerte lenta, 



falsa metafísica o vino en los labios.


Beirut – Nantes

miércoles, 6 de marzo de 2013

pues claro



Las manos corren solas...yo no tengo nada que ver con lo que digan a partir de ahora, no las puedo manejar...se van, suspiran, dan la vuelta al mundo y buscan tu sonrisa.
Les gustaría escribirte algo bonito, que lo leas y sepas que es para ti, quieren que te vuelvas a emocionar con cada palabra que te dediquen, quieren que las acaricies de nuevo, así, tranquilizándome como solías hacer cuando me notabas nerviosa...


Ahora tiemblan, recuerdan el ultimo día que te tocaron.




martes, 5 de marzo de 2013

poco a poco


Ir de atrás hacia delante, delante hacia atrás. 
Como un pequeño vals, igual que en las películas de Sissi.


sábado, 23 de febrero de 2013

revivir, rectificar, edificar.


Y ahora es cuando me deshago poco a poco. Tirando del hilo, con paciencia y zumo de  tomate.
Me hago migas, con la esperanza de que algún día quieran tirarme por el camino para marcar la vuelta a casa.

Desmonto ideas y ¡qué locura!

...

Sí, ser un camino. Eso quiero. 

martes, 12 de febrero de 2013

perfecto.

Hay cosas que son perfectas. Aunque nos empeñemos en destruirlas, desmenuzarlas y hacerlas pequeñitas e inverosímiles.  ¡Joder, lo son!
Puede que no salgan las cosas como imaginas mientras, absorto, friegas los platos. Pero, ¿y qué? Digo esto porque fue perfecto, sigue siendo perfecto y lo será cuando tenga que que volver a hablar de felicidad. Puede que no lo sea según el canon de la perfección en el mundo de Oz o en Londres, pero sí en mi mundo, que fue tu mundo, que también fue el mío.

 Es perfecto así aunque ninguno de los dos lo entienda.
Aunque ninguno de los dos exista ya.



Gracias por haber sido perfecto.
De nada por ignorarlo.

domingo, 20 de enero de 2013

convertimos las paredes en ventanas que inventamos

Quién sabe si el té y la cama; el balcón y la cocina. Y los besos,
 quién sabe si los besos.
     Yo se de Casiopea, de tu cuello y de vino.
Se de inhibición y si las cosquillas.

Ya ves, todo lo que tengo ahora es un par de libros
y la manos llenas de tizne y de miedos.
     
      Pero, ¿y qué?
A buenas horas entendemos que no queremos verdades,
sino cerrar los ojos mientras
follamos en el cosmos como siempre hemos soñado.


ivan ferreiro – canción de navidad