domingo, 20 de enero de 2013

convertimos las paredes en ventanas que inventamos

Quién sabe si el té y la cama; el balcón y la cocina. Y los besos,
 quién sabe si los besos.
     Yo se de Casiopea, de tu cuello y de vino.
Se de inhibición y si las cosquillas.

Ya ves, todo lo que tengo ahora es un par de libros
y la manos llenas de tizne y de miedos.
     
      Pero, ¿y qué?
A buenas horas entendemos que no queremos verdades,
sino cerrar los ojos mientras
follamos en el cosmos como siempre hemos soñado.


ivan ferreiro – canción de navidad