sábado, 23 de febrero de 2013

revivir, rectificar, edificar.


Y ahora es cuando me deshago poco a poco. Tirando del hilo, con paciencia y zumo de  tomate.
Me hago migas, con la esperanza de que algún día quieran tirarme por el camino para marcar la vuelta a casa.

Desmonto ideas y ¡qué locura!

...

Sí, ser un camino. Eso quiero. 

martes, 12 de febrero de 2013

perfecto.

Hay cosas que son perfectas. Aunque nos empeñemos en destruirlas, desmenuzarlas y hacerlas pequeñitas e inverosímiles.  ¡Joder, lo son!
Puede que no salgan las cosas como imaginas mientras, absorto, friegas los platos. Pero, ¿y qué? Digo esto porque fue perfecto, sigue siendo perfecto y lo será cuando tenga que que volver a hablar de felicidad. Puede que no lo sea según el canon de la perfección en el mundo de Oz o en Londres, pero sí en mi mundo, que fue tu mundo, que también fue el mío.

 Es perfecto así aunque ninguno de los dos lo entienda.
Aunque ninguno de los dos exista ya.



Gracias por haber sido perfecto.
De nada por ignorarlo.