miércoles, 30 de abril de 2014

Ibuprofeno


Las gotas de agua aún calientes
corren por mis piernas
como si fuesen cucarachas en busca de la mierda.
Las siento y por primera vez no me dan asco.

Mi piel casi transparente
deja ver una sangre más azul
que la de cualquier personaje Disney
marcando el camino de mi cadera hasta los pies.

Noto como poco a poco el dolor de cabeza mengua
sólo dejando paso al calor que inunda mis oídos,
taponando cualquier ruido que no sea mi respiración.

Las cucarachas se vuelven a convertir en gotas de agua,
esta vez llenas de migrañas que se escapan por el desagüe.


Finjo que siento como el dolor desaparece.
Por fín- les digo
Sois unas putas- pienso.


Espero que haya ibuprofeno en la mesita de noche.



martes, 15 de abril de 2014

El insulto siempre es gratuito.


Esto está muerto

como las huellas dactilares que no se quedan en los cristales
o el pelo que escondes en tu almohada.
Está muerto como las calles a las cinco de la mañana,
Gandhi,
o como el mosquito que acabo de matar.



Sangrando, fluyendo, perdiendo, blasfemando.

Muerto como los sueños en los que saltabas al vacío 
y las caricias rotas de tanto usarse.
(rozarse)


 Ya lo ves.



Está muerto.
y yo intentando resucitar. 
(     l   o    )