sábado, 1 de julio de 2017

lo que muere

Nunca nada fue mentira,
 yo (que ya no soy yo) sigo estando.
Los silencios, provocados, descolocan el deseo.
Y la quietud, que no duerme, se convierte en certeza.
Nuestra historia desechada entre bostezos.

Qué bien dejar de sentir.
Qué mal tener las manos tan pequeñas.


in our prime- the black keys